14. Si haz perdido la comunicación con los hijos, no descuides la comunicación con Dios